MENÚ MÓVIL
X
image

La Odisea de Mekane Arquitectos en Madrid

“Estimados lectores, quisiera compartir con vosotros mi experiencia a la hora de registrar por primera vez un Certificado de Eficiencia Energética en el registro de la Comunidad de Madrid.

En primer lugar indicaros que soy arquitecto colegiado, en pleno ejercicio de mi profesión, pagando mi seguro de responsabilidad civil. En el día a día me enfrento con tramitaciones por internet de lo más diversas, visados en colegios de distintas provincias, trámites en la página de la AEAT y de la Seguridad Social, bancos, etcétera. Con esto quiero decir que estoy familiarizado con la instalación de certificados electrónicos, firma digital y aplicaciones de firma, navegadores, sistemas operativos, etcétera.

Después de esta breve introducción comenzaré a describir mi peripecia. Hace ya varios meses que completé mi formación específica como certificador de eficiencia energética y decidí dedicarme a ello ofreciendo un servicio serio y de calidad. Tras sondear el mercado, analizar costes propios, responsabilidad civil y demás factores, me tocó fijar mis tarifas a un precio medio de mercado, que no me hiciera entrar en pérdidas pero que al mismo tiempo fuera competitivo. Para ello analicé el proceso completo de la tarea del técnico certificador, desde los estudios previos a la visita del inmueble hasta la recepción de la etiqueta por parte del propietario. Si bien el técnico podría finalizar su trabajo al emitir el certificado, dejando el trámite del registro al propietario, yo decidí dar un servicio completo que facilitara las cosas a mi cliente, ya que con poco más esfuerzo podría registrar personalmente el documento en la Comunidad de Madrid. Me informé y observé que dicho registro se podía hacer vía telemática, con lo que los costes por este trámite eran mínimos, a priori, y parecía razonable eximir al cliente de este paso que podría suponer una complicación inesperada.

Así configuré mi oferta de servicio, y así se lo ofrecí a mi primer cliente. Tras la realización del certificado procedí a su registro. Mi ordenador, sistema operativo Windows 7 64bits, Internet Explorer 10, Java 7.25, lector DNI-e correctamente instalado y funcionando. Es decir, un ordenador normal con las correspondientes actualizaciones de software al día y plenamente operativo para operaciones de este tipo.

Inicio el proceso, tras rellenar las cuatro hojas del formulario, nada triviales para un usuario distinto al propio técnico certificador, me da el primer error, anulando los datos introducidos y retornándome a la página anterior. Demasiado bonito para ser verdad, la sencillez del trámite comenzaba a convertirse en un problema.

Llamo al 012 y me indican que las dudas de este tipo la resuelven a través del chat del 012, por lo que procedo a conectarme. Me atienden correctamente, parece que es una consulta frecuente y que todo está controlado. Tras hacer unas comprobaciones me dicen que el problema está en el software, que tengo que desinstalar el Internet Explorer 10 y volver a la versión 8. Lo mismo ocurre con el Java, debía volver a la versión 6.25. Me quedo perplejo ante la circunstancia, nunca me había ocurrido algo semejante en las numerosas tramitaciones que hago por internet. Hacer esa modificación de software implicaba dejar inoperativo el equipo para muchas otras aplicaciones, teniendo que desactivar las actualizaciones de software.

Aun así, procedo con el cambio de configuración. Varias horas después de mi primer intento de registro me encuentro de nuevo frente al formulario, el cual relleno de nuevo. Esta vez llega a pedirme la clave de firma. Cual debió ser mi gesto de perplejidad al observar cómo de nuevo me daba un error y me expulsaba del formulario. Nuevamente accedo al chat, en comunicación con otra persona diferente. Tras hacer de nuevo las mismas comprobaciones llega a la conclusión de que todo está bien configurado y que ya no me puede ayudar, pasando la incidencia a instancias técnicas superiores. Claro, esto implicaba no darme una solución y emplazarme a un momento incierto en el futuro. Es viernes, teniendo en cuenta mi compromiso con el cliente tomo la decisión de acudir presencialmente al registro de la Dirección General de Industria el lunes siguiente.

Lunes a primera hora, llamo para asegurarme de que no voy a tener problemas en la presentación presencial. Menos mal que llamo, me indican que debo presentar un escrito argumentando por qué no he presentado el registro por la vía telemática. Sobrado de argumentos, redacto el escrito, me dirijo a la Dirección General de Industria y presento el certificado.

Le comento mi caso a la persona que me atiende y sonríe, por lo visto no soy el primero en atravesar ese mar de dificultades. Me informa que las personas que atienden el chat del 012 están en el edificio, en el departamento de informática, así que aprovecho para subir a hablar con ellos.

Me encuentro con una persona que me muestra una hoja con una tabla con las configuraciones recomendadas en función del sistema operativo, me da la impresión de que alguien ha debido facilitársela para que con esa información elemental traten de resolver en primera instancia el aluvión de consultas del chat del 012, aunque esto es, como digo, una impresión personal. Observo que todas las configuraciones hacen referencia a sistemas operativos de 32 bits, ¿podría ser ese mi problema? Lo expongo pero no saben de qué les hablo, o no quieren saberlo, y me dicen que si tengo abierta una incidencia que ya me llamarían.

Efectivamente me llamaron, 3 días después. Convertido en un experto en la materia facilito la tarea enormemente a mi interlocutor. Y la conclusión, por increíble que parezca, es que la aplicación de firma no funciona en sistemas de operativos 64 bits. ¿Cómo es posible?

Tengo la gran suerte de tener un ordenador del siglo pasado en el cuál he configurado todo para poder realizar el trámite. También he devuelto a su estado original mi ordenador. Pero, ¿qué pasa con todos aquellos técnicos incautos que han realizado una inversión comprando una máquina nueva, aprovechando la coyuntura de la entrada en vigor de la obligatoriedad de la etiqueta de eficiencia energética? Lo lógico es que haya sido un equipo a 64 bits. Que algún informático les ayude, quizá instalando una máquina virtual en el equipo, ahí lo dejo.

Con este artículo espero al menos dar alguna clave y evitar un periplo desagradable a algún colega certificador, porque no creo que sirva para remover la conciencia de nadie dentro de la organización chapucera de la Comunidad de Madrid.”

Contacte con Mekane Arquitectos aquí: Ver contacto.

Ir a su web.

Comparte esta noticia!
No Tag have Found!
Back To Home
© 2017 CertificadoEnergético.es | Certificación Energética de Edificios