MENÚ MÓVIL
X

EL CERTIFICADO ENERGÉTICO DE UN BLOQUE DE VIVIENDAS – VIVIENDA COLECTIVA

La normativa vigente permite que el certificado energético pueda ser realizado de manera conjunta por los distintos propietarios de un edificio o bloque de viviendas (residencial colectivo), emitiéndose en dicho caso un solo certificado válido para todos los pisos o apartamentos; de hecho, dicha certificación energética conjunta ya se está exigiendo de cara a la realización del Informe de Evaluación de Edificios (IEE). En el caso de que en un edificio existieran, además de un uso residencial-vivienda, otros usos de tipo terciario (comercial, oficinas, etc.), deberá realizarse otro certificado de eficiencia energética para dichos locales o establecimientos, pues no es posible evaluar la eficiencia energética de los mismos de forma conjunta con el uso residencial.

certificado-energetico-bloque-viviendas-edificio-residencial-colectivo

Para realizar un certificado energético de todo un bloque residencial o edificio de viviendas, es preciso que todos los propietarios estén de acuerdo, puesto que será preciso inspeccionar todos los pisos o apartamentos. Para ello, en el caso de que el inmueble esté sujeto a propiedad horizontal, deberá aprobarse la realización del certificado energético en una junta de vecinos, formalizándose así un acta que refleje el acuerdo.

Una vez realizado el certificado energético, cada uno de los propietarios de las distintas viviendas, podrán venderlos o alquilarlos las veces que estimen oportuno, durante un periodo de diez años, tal y como se contempla en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios. El certificado deberá ser aportado, junto con la etiqueta energética, a la hora de realizar ninguna operación de compra-venta o arrendamiento, siendo imprescindible indicar su resultado en cualquier publicidad que se realice, para que cualquier interesado pueda verificar su comportamiento energético y contrastarlo con el de otros pisos o apartamentos. De no exhibirse en cualquier oferta o publicidad realizada, el propietario correspondiente podría verse sujeto a importantes sanciones por importes de hasta incluso 6.000€.

Para obtener el certificado de eficiencia energética de un bloque de viviendas es preciso contratar los servicios de un certificador energético. Desde nuestra plataforma, podrá consultar las tarifas de los mejores profesionales de su zona, de manera gratuita y sin compromiso alguno. Es esencial que, a la hora de comprobar precios, se asegure de que cada oferta contempla todas las actuaciones precisas, a saber: la visita de inspección técnica, la elaboración del certificado energético, el registro del mismo ante la comunidad autónoma correspondiente, el importe de las tasas de registro y la obtención de la etiqueta de eficiencia energética del bloque de viviendas. Recuerde que los honorarios consultados a través de CertificadoEnergético.es contemplan siempre todas estas cuestiones (salvo el importe correspondiente a las tasas de registro que pudieran exigirse por parte de la Administración), por lo que al efectuar cualquier comparativa entre técnicos de la plataforma, lo hará en las mismas condiciones; además, obtendrá siempre los mejores precios del mercado, ya que no cobramos comisión alguna a los profesionales adscritos a nuestra plataforma por prestar sus servicios.

¡SOLICITE PRESUPUESTO GRATIS!

Durante la visita de inspección técnica, el certificador energético visitará una por una todas las viviendas o apartamentos del edificio, anotando información importante sobre los cerramientos e instalaciones. Dependiendo del número de viviendas que presente el bloque, la visita podrá tener una duración de entre una y ocho horas.

Finalizada la toma de datos, el técnico elaborará el certificado energético, o certificado de eficiencia energética, que arrojará información de interés sobre el edificio residencial, en cuanto a su envolvente e instalaciones se refiere, determinando además, a través de una simulación energética realizada por ordenador – realizada mediante CE3, CERMA, CE3X o HULC (todos ellos documentos reconocidos por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital)-, el consumo de energía primaria, las emisiones de CO2, así como la energía demandada por el inmueble. Cada uno de los parámetros analizados se calificará en una escala comprendida entre la “A” a la “G”, en función del resultado obtenido, siendo los más vinculantes, las emisiones de CO2 y el consumo de energía primaria no renovable.

El resultado final dependerá de muy numerosos conceptos, como son las características de las fachadas, de los suelos, de las cubiertas o de las ventanas y lucernarios; el tipo de energía empleada por el sistema de calefacción, de refrigeración o de producción de agua caliente sanitaria; del caudal de ventilación; de la cantidad de agua caliente sanitaria que es consumida cada día; de la existencia o no de paneles solares térmicos, fotovoltaicos o de cualquier tipo de sistema de energías renovables; etc.

El único inconveniente de realizar un certificado energético conjunto es que el resultado final depende del comportamiento medio exhibido por el conjunto del edificio residencial, por lo que de darse el caso de que, por ejemplo, una de las viviendas hubiera sufrido una rehabilitación energética y, por ende, presentara una eficiencia energética sensiblemente superior a la del resto de pisos o apartamentos del bloque, la calificación energética obtenida de forma conjunta sería inferior a la que podría haber obtenido el inmueble de analizarse de forma aislada. En dicha situación, el propietario de la vivienda eficiente podría, siempre, realizar un certificado energético específico de su piso o apartamento, y utilizar dicha certificación energética de cara a publicitar, vender o alquilar su inmueble.

En cualquier caso, es importante destacar que el hecho de que un bloque de viviendas presente una mala calificación energética, no impide su venta o alquiler, aunque es cierto que siempre un buen resultado contribuye a captar más interesados. Además, en la actualidad se está contemplando la reducción de la base imponible del IBI para los inmuebles más eficientes, por lo que siempre conviene contar con la mejor calificación posible, algo que sólo es posible contratando a verdaderos profesionales, que realicen un análisis exhaustivo del edificio, y que propongan, además, medidas interesantes para mejorar el comportamiento energético de éste, de cara a una eventual rehabilitación energética.

A continuación se muestra un ejemplo de una certificación energética de un bloque de viviendas (edificio residencial colectivo):

Por último, recuerde que es imprescindible registrar el certificado energético de cualquier bloque de viviendas o edificio residencial colectivo en el órgano competente de la comunidad autónoma correspondiente, obteniendo la etiqueta de eficiencia energética, que como se indicó anteriormente, deberá ser aportada en cualquier operación de compra-venta o arrendamiento que realice cualquiera de los propietarios.

A través de CertificadoEnergético.es podrá encontrar el mejor precio del mercado y los mejores profesionales de su zona obtener el certificado energético de su bloque de viviendas de forma sencilla y con total seguridad.

© 2017 CertificadoEnergético.es | Certificación Energética de Edificios